FSA

MV5BMjIwNTM0Mzc5MV5BMl5BanBnXkFtZTgwMDk5NDU1ODE@._V1_SY1000_CR0,0,631,1000_AL_

  • Warcraft: El origen
  • Duncan Jones
  • FICHA TÉCNICA

  • GUIÓN: Charles Leavitt, Duncan Jones (Historia: Chris Metzen)
  • FOTOGRAFÍA: Simon Duggan
  • REPARTO: Travis Fimmel, Paula Patton, Ben Foster, Dominic Cooper, Toby Kebbell, Ben Schnetzer, Robert Kazinsky, Clancy Brown, Daniel Wu

Sinopsis

La película basada en el reconocido videojuego mundial se ha estrenado en diversas partes del mundo cosechando seguidores y detractores. Mientras unos la catalogan de lamentable, otros de ser la primera película bien hecha basada en un videojuego. Entonces, ¿qué tal es Warcraft: El origen? Aquí en Cinepapaya ya la vimos y hoy traemos una […]

‘Warcraft: El origen’: Más acción que historia

Por

<
>

La película basada en el reconocido videojuego mundial se ha estrenado en diversas partes del mundo cosechando seguidores y detractores. Mientras unos la catalogan de lamentable, otros de ser la primera película bien hecha basada en un videojuego. Entonces, ¿qué tal es Warcraft: El origen? Aquí en Cinepapaya ya la vimos y hoy traemos una nueva reseña con SPOILERS. ¡Empecemos!

HISTORIA SATURADA, PERO CON POTENCIAL

La premisa de la película es bastante simple: el mundo de los orcos agoniza y a causa de ello usan un portal habilitado por el brujo Gul’dan para trasladarse a otro lugar en el que su raza pueda sobrevivir. Este nuevo lugar es Azeroth, hogar de los hombres, quienes evitarán a toda costa la invasión de los orcos. ¡Simple! Pero la película comienza a saturarse de ideas y conceptos que quiere desarrollar y deja sin tiempo al espectador para que se introduzca del todo bien a este universo bastante fantasioso.

El comienzo acelerado en el que presentan a Durotan y su familia, a los clanes, a Orgrim, al aparentemente malo Gul’dan, a la prisionera Garona, y a los cientos de seres que alimentan con sus vidas al Fel para que el portal se abra hacia el otro mundo, entre otras cosas, puede llegar a desestabilizar a algún neófito del mundo de Warcraft. Es mucha información para tan poco tiempo. Nada costaba tomarse unos minutos más para explicar o adaptarse un poco a estas enormes criaturas y a su mundo en colapso.

Sin embargo, a pesar de eso, Durotan y compañía son los personajes que más nos llegan a provocar cierta simpatía y preocupación. Es por eso que la película tiene potencial. Se basa en una pequeña parte de toda la historia del videojuego y es el lado de los orcos el —medianamente— mejor desarrollado por el director Duncan Jones. Sus clanes, cultura, tradiciones, jerarquías, reflexión, etc. hacen que uno se sienta más interesado por su historia que la de los propios hombres, ya que estos últimos terminan muchas veces por boicotear el film.

LOS HÉROES HUMANOS QUE NADIE SEGUIRÍA

Se supone que el conocido Travis Fimmel (Vikingos) es el héroe de la película en el bando de los hombres. Su personaje, Anduín Lothar, no llega a tener carisma ni conexión con lo que trata de decir en toda la película. La peor escena de todas es la cero expresividad y falta de dramatismo por parte del personaje al ver a su propio hijo —a quien tanto protegía durante la película— ser asesinado brutalmente por un orco. Más lamentable resulta verlo después querer expresar aquel lamento con puras líneas de diálogo en las que tampoco se siente emoción alguna.

Siguiendo el ranking de héroes humanos que no seguiría nadie, se encuentra nada menos que Dominic Cooper (Capitán América: El primer vengador), el rey de Azeroth, quien en gran parte de la película se mantiene dando órdenes o planeando algo, pero que al final en la batalla resulta siendo inútil y, curiosamente, es solo su muerte la que genera cierto conflicto en Garona.

Justamente, Paula Patton es quien interpreta a Garona, una mestiza del clan de los orcos. Tiene una actuación de la más aceptables por parte de personajes no hechos por CGI, pero el forzadísimo romance con Lothar hace que decaiga.

ESPECTÁCULO VISUAL A NIVEL DE AVATAR

El mayor punto fuerte de Warcraft: El origen son sus efectos especiales y profundidad de 3D. Largo tiempo ha pasado luego de ver una película con tremendo show visual y que aproveche al máximo el recurso de la tecnología 3D. Las escenas de la batalla son espectaculares, los escenarios y paisajes son ricos en detalle, el CGI de los orcos es de diez puntos, y toda criatura que alimenta este universo está hecha con un nivel de cuidado impresionante.

Una de las escenas favoritas es la pelea final entre Durotan y Gul’dan, en donde nuestro héroe muere peleando como un digno guerrero orco.

FINAL DE CLIFFHANGER

Warcraft: El origen finaliza con un cliffhanger que, a pesar de los errores en ejecución a lo largo del film, nos dejan con ganas de saber qué es lo que va a suceder con los personajes.

Garona, al obedecer al rey de que lo asesine para salvar su vida, es aceptada finalmente por los orcos como una heroína, pero, por dentro, ella está del lado de los hombres. Esto último lo desconoce Lothar quien, tras rescatar el cuerpo del difunto rey y ver la daga de Garona en su cuello, piensa que la mestiza ha optado por el lado de los orcos.

Pero, sin lugar a dudas, la mayor incertidumbre es saber quién recoge de las aguas —mismo Moisés— al hijo de Durotan y Draka, ya que en un acto desesperado y de sobrevivencia es dejado en el río por su madre, quien posteriormente muere al enfrentar a un orco fanático de Gul’dan.

Veredicto final: Warcraft: El origen es una película interesante. Tiene errores muy criticables a nivel de actuación y desarrollo de personajes, pero logra lo que finalmente desea: entretener. Los millones de seguidores del videojuego disfrutarán al 100% del film de Duncan Jones y, los que no lo son, se pueden sentir atraídos de alguna manera por este universo que tiene harto potencial, pero necesita ser más conciso a la hora de contarnos una historia.