gfdfdg

MV5BMjM5OTQ1MTY5Nl5BMl5BanBnXkFtZTgwMjM3NzMxODE@._V1_SY1000_CR0,0,674,1000_AL_

  • Juego de Tronos
  • David Benioff
  • FICHA TÉCNICA

  • PRODUCTOR: Home Box Office (HBO) / Management 360
  • FOTOGRAFÍA: Matt Jensen, Marco Pontecorvo, Alik Sakharov, Fabian Wagner
  • REPARTO: Emilia Clarke, Peter Dinklage, Kit Harington

Sinopsis

La historia se desarrolla en un mundo ficticio de carácter medieval donde hay Siete Reinos. Hay tres líneas argumentales principales: la crónica de la guerra civil dinástica por el control de Poniente entre varias familias nobles que aspiran al Trono de Hierro, la creciente amenaza de los Otros, seres desconocidos que viven al otro lado de un inmenso muro de hielo que protege el Norte de Poniente, y el viaje de Daenerys Targaryen, la hija exiliada del rey que fue asesinado en una guerra civil anterior, y que pretende regresar a Poniente para reclamar sus derechos.

Tras un largo verano de varios años, el temible invierno se acerca a los Siete Reinos. Lord Eddard ‘Ned’ Stark, señor de Invernalia, deja sus dominios para ir a la corte de su amigo, el rey Robert Baratheon en Desembarco del Rey, la capital de los Siete Reinos. Stark se convierte en la Mano del Rey e intenta desentrañar una maraña de intrigas que pondrá en peligro su vida y la de todos los suyos. Mientras tanto diversas facciones conspiran con un solo objetivo: apoderarse del trono.

Tyrion Lannister

Por

Convertirse en un ‘sex symbol’ midiendo un metro treinta no entraba en sus planes, pero su personaje de Tyrion en ‘Juego de tronos’ ha dado un vuelco a su vida. Después de coprotagonizar uno de los éxitos del verano, ‘Pixels’, y con dos películas más en rodaje, hablamos con el actor de moda. Un tipo luchador que lleva toda la vida diciendo ‘no’ al papel de bufón.
Comparar a un actor con el personaje que le ha hecho famoso suele ser una empresa inútil para un periodista. Normalmente el experimento concluye mal, con una mueca nada amigable del entrevistado. Pero con Peter Dinklage me tiro a la piscina.

Me anima, además, el que uno de los gerifaltes de ‘Juego de tronos’ ya haya hecho ese paralelismo: el cocreador Dan Weiss dijo que Dinklage y su personaje Tyrion Lannister «esconden una gran humanidad bajo su capa de humor cáustico». ¿Está él de acuerdo?

Dinklage no hace ninguna mueca hostil y asiente con la cabeza. «Entiendo por qué lo dice. Tyrion es el personaje más humano. No es ni un héroe ni un villano. Tiene sentido del humor, incluso en los peores momentos. ¿Quién puede identificarse con Ned Stark? ¿Usted se iría a cenar con Ned? ¡A que no! Pero seguro que saldría a tomar algo con Tyrion». Dinklage guarda silencio un momento. «Aunque en realidad creo que Dan se estaba refiriendo a que tanto a Tyrion como a mí nos gusta beber más de la cuenta… ¡Y lo ha dicho de forma sibilina, como corresponde a un escritor con talento!». Está claro: Dinklage, como Tyrion, tiene sentido del humor.

Aunque tampoco es cuestión de llevar demasiado lejos el paralelismo (su personaje en ‘Juego de tronos’ también es propenso al parricidio y a frecuentar prostitutas), a Dinklage le ha venido muy bien compartir determinados rasgos con Tyrion. Nadie sabe cómo va a terminar ‘Juego de tronos’, una serie donde los personajes principales mueren con pasmosa regularidad, pero sí hay una cosa segura: la mayoría de los espectadores quieren que Tyrion siga con vida. Además, la brillantez de su personaje no solo le ha cambiado la vida a Dinklage, también ha contribuido a tirar por tierra nuestra percepción de lo que es necesario para triunfar como protagonista masculino.

LA CAUSA DE SU PEQUEÑO TAMAÑO

Dinklage nació con acondroplasia, la forma más corriente de enanismo con extremidades cortas; mide poco más de un metro treinta. «Sí, la definición de ‘galán’ ha cambiado dice. Y eso es fantástico. Hollywood, por fin, está abriendo las puertas a perfiles de personas reales. No todo se reduce a los guapos de toda la vida».

<
>

Dinklage se siente en deuda con el escritor de ‘Juego de tronos’, George R. R. Martin. «Me gustaron mucho los libros y las películas de ‘El señor de los anillos’, de Tolkien, pero en esa saga los enanos, como los elfos, eran otras ‘criaturas’. No seres humanos. En la vida real, sin embargo, no hay elfos, pero sí que hay enanos como yo. Somos seres de carne y hueso. Por eso es agradable que en una historia de ficción te conviertan en un ser humano, para variar, y más en un género como este. George fue muy listo y creó un enano que es un ser humano de los pies a la cabeza».

Tras el estreno de ‘Juego de tronos’ en 2011, Dinklage se hizo famoso de la noche a la mañana. El trabajo en la serie solo le ocupa meses al año y le aporta la seguridad económica necesaria para involucrarse en proyectos independientes. Hace poco terminó el rodaje de la película alemana ‘Taxi’, dirigida por Kerstin Ahlrichs, y tiene previsto protagonizar un thriller, ‘The Thicket’, producido por él mismo. «Las películas de bajo presupuesto son muy importantes. Uno no se implica en ellas por dinero. Y, además, ese tipo de trabajos me ayudan a no olvidarme de mis comienzos profesionales».

HASTA LOS 30 AÑOS NO EMPEZÓ A DESPUNTAR

Dinklage nació en Brookside, Nueva Jersey; su madre era profesora de música y su padre, vendedor de seguros. En el hogar familiar imperaba la felicidad, pero la adolescencia le resultó, dice, «difícil». Pronto se sintió atraído por las artes escénicas, lo mismo que su hermano, Jonathan, que hoy es violinista profesional. Peter estudió arte dramático y se marchó a vivir a Nueva York con el sueño de montar una compañía teatral. «De joven era un poco más exigente conmigo mismo a la hora de tomar decisiones profesionales», indica. Los elfos simpáticos y los duendecillos bufonescos nunca fueron de su agrado. «Yo tenía una serie de principios y sabía qué cosas me incomodaban; tenía claro que no iba a hacer determinados trabajos. Hay muchos otros modos de pagar el alquiler». Luego, en 2003 trabajó en ‘Elf’ y cinco años después participó en ‘Las crónicas de Narnia’, pero en ninguno de estos dos casos creyó estar comprometiendo su integridad.

No empezó a tener ingresos decentes hasta cumplidos los 30. Todo cambió tras su interpretación de Tom Thumb en una obra de teatro producida por el autor y director Tom McCarthy. McCarthy se dio cuenta del potencial de Dinklage como protagonista y le ofreció uno de los papeles principales en su película ‘Vías cruzadas’, sobre un amante de los trenes que se traslada a vivir a una estación ferroviaria abandonada con la esperanza de encontrar la soledad. Y que al final acaba encontrando la amistad. La película tuvo éxito en el circuito independiente y ganó un premio en el Festival Sundance, lo que insufló nueva vida a las carreras profesionales tanto del actor como del director.

«Era una película hecha entre amigos y con muy poco dinero, en una época en que todavía era posible hacer ese tipo de cosas. Bueno, quiero pensar que todavía es posible hacerlas… Fue una gran época en nuestras vidas. Tom desde entonces ha hecho algunas cosas increíbles». ¿Dinklage ha cambiado mucho desde entonces? «Ahora tengo muchos más años, y se nota, pero sigo siendo el mismo dice mientras sorbe un batido de vitaminas. Hago lo posible por mantener la cabeza fuera del agua».

Hoy tiene 46 años y está claro que la mantiene fuera del agua, por mucho que recuerde con nostalgia otros tiempos. «Mi juventud como actor fue maravillosa afirma y no me gustaría estar en la piel de los actores que se hacen ricos y famosos cuando todavía son unos chavales. Si a los 20 años hubiera tenido mucho dinero en el banco, seguramente me habría perjudicado mucho… a mí mismo y a otros. Porque entonces no era una persona responsable».

EL FUTURO DE ‘JUEGO DE TRONOS’

La familia Dinklage está instalada en Nueva York, donde lleva una vida discreta. «La gente ve a los actores en esas galas con alfombra roja y piensa que es el tipo de vida que llevo, pero no es así. Vivo en Nueva York y tengo una casita con jardín en el campo. Me gusta disfrutar de mi intimidad».

Pero no es fácil pasar inadvertido. «Lo daría todo por volver a ser el de antes, cuando la gente me veía actuar y decía: ‘¡Ojalá tuviéramos una cámara!’. Hoy, todo el mundo tiene una cámara. Si alguien viene, me dice que le gusta mi trabajo y me pide una foto, no tengo problema en decirle que sí. Los que me molestan son los que tratan de sacar la foto de tapadillo». Y se explica: «Si estás con tu hija, no te gusta tener la impresión de que todos están espiándote. Ya nada es privado, y el problema es especialmente grave entre los más jóvenes. Da la sensación de que se pasan la vida grabando todo cuanto hacen y enviándoselo a sus amigos. Todas las mañanas cuelgan en Facebook lo que están comiendo para desayunar. Pero… ¿a quién coño le importa?».

Sonríe, y su expresión de pronto es un poco tímida. «Está claro que solo es un problema para los que vivimos bien. Los que se pasan el día trabajando tienen problemas bastante mayores que los míos. Pero sigue siendo un fenómeno extraño, y es evidente que ‘Juego de tronos’ tiene que ver con el asunto. Si trabajas en el cine, es posible que un desconocido te pare por la calle y comente que te vio en una película hace unos meses, y tú le hablas de lo que has estado haciendo desde entonces. Pero si estás trabajando en Juego de tronos, ¡resulta que anoche estabas en la puta sala de estar de todo el mundo!».

Tan solo los creadores de Juego de tronos saben hasta cuándo seguirá Tyrion visitando nuestras salas de estar. Pero parece que Peter Dinklage va a seguir formando parte de nuestras vidas mucho tiempo.